viernes, 30 de mayo de 2014

Rulo y la Contrabanda - La cabezita loca

'La cabezita loca' es uno de los temas del primer álbum (Señales de humo) de la banda de rock de 'Rulo y la Contrabanda'. Dicho álbum fue publicado el 28 de Septiembre de 2010 con el sello 'Warner Music'. En la actualidad el grupo ha compuesto dos álbumes: Señales de humo (2010) y Especies en extinción (2012), tras separarse de la conocida banda: La Fuga.

LETRA:
Hoy he saltado a la calle,
sin corazón de repuesto,
las manos en mis bolsillos,
solo buscan presupuesto.
Yo voy siguiendo la huella,
de algun perfume barato,
el brillo de una botella,
el susurrar de unos labios.

Te veo y siento miedo,
tengo los ojos rojos,
la cabecita loca,
el corazón despierto,
no se como llevarte,
a mi rincón secreto.
Se me acaba la noche,
la salud y el dinero,
no te pierdo de vista,
y ya te echo de menos
no quiero ningun gramo,
que no sea de tu cuerpo.

Yo para ver las estrellas,
nunca miro al cielo,
ya se volar sin motores,
aunque amanezca en el suelo,
no se como convencerte,
de compartir los febreros,
si me muero de calor,
no se porque coño tiemblo.

Te veo y siento miedo,
tengo los ojos rojos,
la cabecita loca,
el corazón despierto,
no se como llevarte,
a mi rincón secreto.
Se me acaba la noche,
la salud y el dinero,
no te pierdo de vista,
y ya te echo de menos
no quiero ningun gramo,
que no sea de tu cuerpo.

Entre tu y yo la realidad,
una pared de cristal,
10 toneladas de soledad,
el minutero del reloj,
me a vuelto a dar la razón,
no es hora de que tu,
me digas que nooo!
que no! que no! que nooo!

Te veo y siento miedo,
tengo los ojos rojos,
la cabecita loca,
el corazón despierto,
no se como llevarte,
a mi rincón secreto.
Se me acaba la noche,
la salud y el dinero,
no te pierdo de vista,
y ya te echo de menos
no quiero ningun gramo,
que no sea de tu cuerpo.

Te veo y siento miedo,
tengo los ojos rojos,
la cabecita loca,
el corazón despierto,
no se como llevarte,
a mi rincón secreto.
Se me acaba la noche,
la salud y el dinero,
no te pierdo de vista,
y ya te echo de menos
no quiero ningun gramo,
que no sea de tu cuerpo.